"Podrán cortar las flores, pero no detendrán la primavera"(Neruda)

« Home | 40º Premio Letterario “GIULIA GONZAGA” para el poe... » | "El país de la canela" De William Ospina ganador d... » | Premio de la Paz alemán para el escritor sueco Hen... » | Entrevista a Alicia Rosell: Una Mujer de Letras » | Revista Cultural "Hispanorama Literario (La revist... » | Revista "Personajes" - Edición numero 5.pdf - ERNE... » | ALGUIEN TE ESPERA... II Y III, de Agustín Benelli » | Salvaje, poemario de Juan Pomponio desde su nuevo ... » | IN MEMORIAM: EMMA OLINDO VIEJO, ESCRITORA ARGENTIN... » | WITOLD GOMBROWICZ Y EL PRÍNCIPE FELIPE (JUAN CARLO... »

jueves, 1 de octubre de 2009

Anagrama: 40 años de independencia

Anagrama: 40 años de independencia

La efeméride reúne una 'cumbre' internacional de autores y editores en homenaje a Jorge Herralde

Jorge Herralde,
junto a algunos de los escritores y editores
que han acudido a Barcelona


Josep Massot
Barcelona | 01/10/2009

¿Qué sería de mí en España sin Herralde?", se preguntaba ayer Antonio Tabucchi y después de una pausa subrayada por un gesto cómico, añadía: ¿Y que sería Herralde sin mí? ¿Sin nosotros? Ha hecho un trabajo magnífico". El ánimo celebratorio por los 40 años de Anagrama contagió el encuentro del editor con sus cómplices habituales de otras editoriales europeas y con los autores –Amis, McEwan, Tabucchi, Echenoz, Sharpe...– que convirtieron su catálogo en una referencia regularmente infalible.

Herralde, últimamente también memorialista, dedicó el mediodía a sus invitados extranjeros "para celebrar una fiesta del libro, sin coloquios ni simposios sobre el futuro del libro, ni apocalipsis ni crisis con k". Por la noche, la fiesta se amplió a más de 400 personas, esta vez sí con políticos (Tresserras y Hereu), y con una numerosísima presencia de escritores.

Pocas veces se habían visto juntos en Barcelona a autores de todas las generaciones (Castellet, Gimferrer o Fernández Porta), de varios rincones de la Península (Justo Navarro, Luis Magrinyá, David Trueba...), de distintos países (Claudio Magris, Rodrigo Fresán, Jon Lee Anderson, Yasmina Reza, Arundhati Roy....), disciplinas otras (Wagensberg, Llovet, Óscar Tusquets...) y, algo menos frecuente, autores castellanos en cháchara con catalanes (Pàmies, Màrius Serra, Ada Castells Carme Riera...).

A ellos se sumaron académicos, periodistas culturales, editores, libreros, distribuidores, y traductores para celebrar con Jorge Herralde y Lali Gubern los cuarenta años de su editorial.

Pero no fue sólo una fiesta de aniversario. Tuvo también algo de conjura espontánea a favor de la edición independiente y de conjuro contra la asfixiante banalización cultural impuesta por los grandes conglomerados. Jon Lee Anderson, periodista del "New York Times" y autor de libros como "La caída de Bagdad", recordaba "cómo en EE.UU. entre los años 80 y 90 han desaparecido casi todas las editoriales y librerías independientes, de manera que en establecimientos como Barnes and Noble, los libros expuestos no son seleccionados por criterios literarios, sino que son espacios comprados por las editoriales.

Es inquietante comprobar cómo las presiones económicas se imponen incluso en la blogoesfera a costa de la libertad de expresión: Google se convierte en censor en China por razones de lucro". Anderson cree que uno de los antídotos contra las cada vez más irresistibles presiones económicas en la edición, los medios de comunicación o internet pasa por editoriales independientes.

"No todos los grandes conglomerados funcionan como McDonalds, pero cuando absorben a una editorial independiente la dejan como simples marcas. etiquetas vacías de contenido". Jon Lee Anderson prepara ahora un reportaje sobre los gánsters de Rio de Janeiro, otro sobre el reyezuelo de Somalia y un libro sobre Cuba.

Una de las máximas de Herralde es que en una editorial de calidad son tan importantes los libros que se publican como aquellos que se descartan. Gana la coherencia del catálogo y reafirma la confianza en los lectores. El primer libro que abrió la colección de narrativa extranjera de Anagrama fue uno firmado por Jane Bowles, En los años 80 incorporó a los nuevos autores británicos, justo cuando la novela inglesa dejó de nuevo de ser sólo inglesa.

Ian McEwan fue uno de los primeros en ser fichados por la escuadra Herralde y ayer recordaba cuánto le impresionó el apoyo del editor catalán a un autor aún desconocido. Y eso que, como Burroughs martilleaba a Allen Ginsberg para que le retirara la etiqueta de beatnik, McEwan insistía a Herralde en que dejara de citarle en la alineación del british dream team. Le ha hecho caso y de la metáfora del fútbol pasa ahora a la naval y les llama la Gran Armada Británica.

"Herralde es como mi tío español, no sólo el editor que publica mis libros en España", comentaba Martin Amis, acompañado por su mujer, Isabel Fonseca, a quien su padre, uruguayo, no enseñó español. A duras penas intercambiaba alguna frase de cortesía en español a quienes se acercaban creyéndola hispanoblante.

Entre los fraceses, la timidez de jean Echenoz quedaba compensada por la sociabilidad de Catherine Millet, mientras Tabucchi, preguntado por qué libros aconsejaba leer, proclamaba: "Unamuno. cuando fue desterrado a Fuerteventura, sólo se llevó tres libros: El Quijote, los Evangelios y Leopardi. Lo mejor es leer con la mirada limpia, sin consejos previos ni apriorismos, dejarse arrastrar por la lectura".

"Cuando los italianos dejan de comprar spaghettis, lo primero que no compran es un libro", explicaba Inge Feltrinelli los efectos de la crisis en las librerías italianas (un país sin precio fijo). Un rasgo en común que identifica a los grandes editores, curtidos en todas las fiestas y en todas las batallas, es cómo conservan su ímpetu contagioso y su mejor sonrisa, a pesar de que ya van quedando huecos en sus filas (Bourgois, López Lamadrid).

Alessandro Baricco, que en noviembre publica "Emmaus" su primera novela desde el 2005, cuantificaba en tres millones los italianos que leen, "el resto no coge ni un libro". El editor Klaus Wagenbach daba una cifra similar para Alemania. Nada nuevo. "Ya se lo decían a mi padre en 1945: somos una especie en extinción". Una ironía compartida por Dominique Bourgois y por Michi Strausfeld (Fischer). "La buena literatura siempre resistirá".


Fuente: Lavanguardia | Cultura

SOBRE MI PERSONA

"El blog de una escritora"

Estafeta de Correos




Haga favoritos mis blogs

Últimas Lecturas que les brindo

Buscando en el baúl de los recuerdos

Voy haciendo caminos

Free Hit Counters

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

-ALICIA ROSELL, 2006-

Recomendaciones

Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


LEE
Powered by Blogger
& Blogger Templates


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


ecoestadistica.com



Contador de visitas

© PURIFICACIÓN ÁVILA