"Podrán cortar las flores, pero no detendrán la primavera"(Neruda)

« Home | RECUPERAR LA MEMORIA LITERARIA EXTREMEÑA (2º) » | RÉQUIEM POR EL USTED » | EN EL BARRANCO DE VÍZNAR » | EL PINTOR DE TURBULENCIAS - RELATO » | HISTORIA DE LAS MUJERES EN ESPAÑA.SIGLO XX. » | CIUDADES INMORTALIZADAS SOBRE LIENZO » | MIENTRAS SUEÑO - RELATO » | ADAPTAR NOVELAS AL CINE: UN TRABAJO DURO » | SERGIO PITOL FRENTE A SERGIO PITOL » | LÍBANO: UN MES Y MIL MUERTOS »

martes, 22 de agosto de 2006

PEKÍN SEGÚN SANTIAGO GAMBOA



Vendedores chinos de productos de medicina natural, en Anguo, al sureste de Pekín. (EFE)






"PEKIN YA NO CREE EN LÁGRIMAS"


BABELIA - 29-07-2006

por Santiago Gamboa


Una furiosa modernidad se abre paso en medio de una China medieval...

"Es un inmenso poblachón de La Mancha en medio de Asia", dijo Cela de Pekín, allá por los años sesenta, aterrado por la descomunal precariedad de esa ciudad que se encontraba en plena "revolución cultural". Pero el Pekín de nuestros días ya no es un pueblo manchego sino una urbe asiática fascinante, desmesurada y nerviosa, que poco o nada tiene que ver con esas visiones románticas dadas por Lin Yutang, o que emanan de los libros de Pearl S. Buck (alguien, cuyo nombre no recuerdo, dijo: "La historia militar de Estados Unidos tuvo su Pearl Harbour, y la literatura su Pearl S. Buck"). Algunos de sus libros son La buena tierra, El dragón mágico y La estirpe del dragón.

Hoy una furiosa modernidad de cybercafés y jóvenes con auriculares se abre paso en medio de una China medieval de hutongs o calles estrechas. El chino de casaca azul al estilo Mao y sandalias de tela convive con el de traje Hugo Boss. Las tradicionales -y muy humildes- casas de ladrillo gris y techo de pagoda, en torno al lago de Houhai, conviven con las residencias del barrio Beijing Riviera, que se alquilan a magnates por miles de dólares al mes. La riqueza construye grandes infraestructuras, los servicios públicos mejoran, los sistemas se modernizan y el mundo occidental, a través del consumo, es omnipresente. Los jóvenes, de la llamada "generación de los pequeños emperadores", por ser todos hijos únicos, no tienen en su cerebro una sola gota de ideología socialista, y dicen: "China será aún más grande cuando todos seamos ricos".

Por cierto que Arthur Miller dejó un estupendo diario sobre el montaje de Muerte de un viajante en Pekín, a fines de los años setenta, en cuyas páginas se puede reconocer algo de ese extraordinario caos urbano que se vive hoy, y que resulta ser el sello de las grandes ciudades, aquellas que han dejado de ser aldeas presuntuosas para convertirse en iconos de la modernidad. También está la experiencia de David Kidd que vivió en Pekín entre 1946 y 1950 convirtiéndolo en testigo privilegiado de los últimos días de la China antigua, de su desmoronamiento, de la llegada del comunismo.

Santiago Gamboa es autor del libro 'Octubre en Pekín' (Mondadori). Novedades literarias: 'Historias de Pekín' (Libros del Asteroide), de David Kidd.

Fuente: Roger el librero

Vale, Pekín, pero prefiero leerte.
A tí

¡Pedro, pero si tengo dos textos más abajo, míos, dos relatos! Y ahora he pensado escribir uno a la semana...
Agraciados o no, estoy escribiendo menos artículo y más relato.
(E intento seguir con la novela. Pero eso... es otra historia...)

Un beso, caminante.Menos mal que estás de regreso, y bien.

Alicia, o Puri, o quien quiera que sea.

Publicar un comentario en la entrada

SOBRE MI PERSONA

"El blog de una escritora"

Estafeta de Correos




Haga favoritos mis blogs

Últimas Lecturas que les brindo

Buscando en el baúl de los recuerdos

Voy haciendo caminos

Free Hit Counters

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

-ALICIA ROSELL, 2006-

Recomendaciones

Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


LEE
Powered by Blogger
& Blogger Templates


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


ecoestadistica.com



Contador de visitas

© PURIFICACIÓN ÁVILA