"Podrán cortar las flores, pero no detendrán la primavera"(Neruda)

« Home | LOS MISTERIOS DE LA ÓPERA » | ESCRITORES Y PRESUNTOS ESCRITORES » | METÁFORAS DE LA MUERTE -PRIMERA PARTE » | EL MICRORRELATO-GÉNERO LITERARIO DEL FUTURO » | MATAR A UN RUISEÑOR: OTRA VISIÓN » | LA ESCRITORA EN CIERNES » | ¿ARISTÓTELES O AORISTÓTELES? » | CRITICA: EL ELITISMO LITERARIO O LA SOBERBIA DE ... » | RELATO DEDICADO A MIRIAM, LA MUJER ALTA » | TREINTA AÑOS DESPUÉS DE LA RUPTURA »

jueves, 21 de septiembre de 2006

REPORTAJE: EL LIBRO POR VENIR

"EL LIBRO EN LA RED"

-EL LIBRO POR VENIR-


Las grandes cuestiones se resuelven a veces de la forma más insólita. ¿Cómo reacciona, por ejemplo, un defensor del libro de papel y la autoría individual cuando encuentra una de sus obras colgadas sin permiso en la red?

por Enrique Vila-Matas

BABELIA - 16-09-2006

(FERNANDO VICENTE)

"Mientras los libros sigan teniendo lomo,
seguiremos buscando ese estilo
que llega al fondo de las cosas"


Adivinar el futuro del libro ante la supuesta amenaza digital es como especular con el resultado que obtendrá el domingo tu equipo favorito. No puedes saberlo, no tienes ni idea y mejor que no la tengas, porque si tu equipo, por ejemplo, va a perder por goleada, es inútil que lo preveas, porque no podrás hacer nada por él, nada por evitar la catástrofe. De modo que lo mejor es no molestarse demasiado especulando. Después de todo, ocurrirá lo que haya de ocurrir. Es más, en realidad el futuro digital del libro ya está escrito, y no creo que en su escritura haya participado yo ni vaya hacerlo.

Me acuerdo ahora de que alguien, hará unas semanas, sin permiso alguno, escaneó y colgó entera en la red una novela mía, editada en Barcelona hacía ya siete años. Pasada la inicial sorpresa y las consiguientes dudas sobre si debía indignarme ante un hecho como aquél, reaccioné tomándolo todo por el lado más pragmático. Recordé que cuando escribí aquel libro, aún no tenía ordenador y, por tanto, nunca lo había tenido guardado en mi disco duro. Me pareció de pronto muy útil tener colgada allí esa novela, porque a veces copio fragmentos de mis propios libros para ilustrar alguna respuesta en alguna entrevista hecha por e-mail. Se trata sólo de una forma de ganar tiempo. A veces, si la pregunta es, como de costumbre, claramente redundante y se interesa por saber algo que la obra escrita explica de forma suficiente, copio directamente el fragmento aquel donde eso se explica. Y es que me siento cercano a quienes, como John Updike, están convencidos de que la obra escrita habla por sí misma y se encuentran incómodos cuando se ven empujados a la fastidiosa promoción del producto, a ejercer de anuncios andantes y parlantes de sus libros.

Como se ve, supe encontrar el lado útil de la espinosa cuestión de ver pirateada en la red mi novela, y creo que de algún modo, con esa espontánea reacción y casi de forma inconsciente, tomé una posición personal ante el dilema que afecta al libro por venir. Y es que puede ocurrir que las grandes cuestiones mundiales se resuelvan a veces de la forma más insólita, se resuelvan discretamente en nuestros domicilios, meditando sin tensiones sobre el asunto, desdramatizándolo mientras, por ejemplo, distraídamente nos disponemos a plagiar en la red un fragmento nuestro, es decir, a asestarle secretamente en privado el golpe de gracia a nuestra propia autoría.

Tenemos derecho a ello, aunque creamos al mismo tiempo, como John Updike, en la necesidad de valorar y cultivar nuestra individualidad, aunque sigamos teniendo fe en los libreros independientes que civilizan sus barrios, aunque sigamos pensando que el libro no es nada si no es "un lugar de encuentro, en silencio, entre dos mentes, en el que una sigue los pasos de la otra, pero es invitada a imaginar...", aunque siga turbándonos la insustituible y conmovedora relación que existe entre lector y autor.

El discurso de John Updike a los libreros en la convención Book Expo, su encendida glosa a la individualidad me remite inmediatamente a Witold Gombrowicz cuando, nadando contracorriente, decía en 1954: "Es necesario restablecer el equilibrio. En nuestros días, la corriente de pensamiento más moderna será la que redescubra al individuo". Nada tenía Gombrowicz contra el pensamiento colectivo, y menos aún contra la humanidad, pero consideraba necesario restablecer el equilibrio perdido. El texto de Kevin Kelly que ha desencadenado los comentarios de Updike me ha recordado, por su parte, a unos jóvenes amigos estalinistas de la universidad que estaban obsesionados con la idea de aniquilar todo trazo de una posible autoría artística. Tenían algo -o mucho- de comisarios políticos y perseguían con verdadera ferocidad, no sólo a los autores consagrados, sino a aquellos jóvenes de su propio medio que despuntaban con una inteligencia artística claramente superior a la suya.

"Es que tú pretendes ser un autor", era la pintoresca acusación que les había oído decenas de veces. Desahogaban su falta de talento invocando teorías marxistas y reprimiendo con ellas a todo posible embrión de autor. Tenían algo -o mucho- de Kevin Kelly, el hombre que tanto ha alarmado a Updike con su tesis sobre la gloriosa digitalización de todo el saber escrito y la desaparición de los autores en aras de un único libro universal, de un flujo de palabras prácticamente infinito al que se accederá mediante Google: una deformación grotesca de la biblioteca universal que imaginara Borges y que en manos de Kelly se convierte en un espeluznante libro de arena, que a buen seguro provocaría el sarcasmo del escritor argentino. Lo cierto es que si todo eso de lo que habla Kelly llega algún día, estamos perdidos. Pero lo estaremos igual cuando llegue. Y nadie, por otra parte, va a enterarse, porque estará escrito en la arena. En cualquier caso, mientras los libros sigan teniendo rugosos o lisos lomos, habrá vida en la playa y seguiremos buscando cínicamente, lejos de nuestros privados delitos contra la autoría, ese estilo que llega al fondo de las cosas, ese estilo que contiene las desdichadas formas de la individualidad, de la libertad, de la independencia, acaso también de la maestría.

Pues la autoría de las libros es un derecho necesario...ni imagino disfrutar de ellos desconociendo al autor, parte importante en el valor de estos está en el por qué, cuando, por quien se ha creado esa obra...Lo que si rechazo es la comercialización desmedidad que se les hace, pues no son los autores los que reciben la mayoría de esos beneficios entre otras razones, como el derecho que tenemos todos por disfrutar por igual del arte.

¡Ni que lo digas! Todo esto me hace dudar de mi futuro literario, del de otros autores, del librero, del editor. Demasiados cambios se avecinan: Esto de la globalización va a terminar con todo/s.Espero que sea mucho de expectación y no se hagan realidad el panorama que se nos presenta.
Todo lleva un camino: Hacer dinero mediante el márketing. ¿Qué mundo les espera a nuestros hijos?

Te he puesto un comentario en tu blog.
¡Ah, te enlazo hoy, por maja!

Recibe un beso mío, pues.
Puri o Alicia, como prefieras llamarme.

Corregido tu enlace en mi blog....y Gracias!!!
Besos para ti.

Publicar un comentario en la entrada

SOBRE MI PERSONA

"El blog de una escritora"

Estafeta de Correos




Haga favoritos mis blogs

Últimas Lecturas que les brindo

Buscando en el baúl de los recuerdos

Voy haciendo caminos

Free Hit Counters

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

-ALICIA ROSELL, 2006-

Recomendaciones

Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


LEE
Powered by Blogger
& Blogger Templates


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


ecoestadistica.com



Contador de visitas

© PURIFICACIÓN ÁVILA