"Podrán cortar las flores, pero no detendrán la primavera"(Neruda)

« Home | ¿LA LITERATURA ES COSA HOMBRES? » | Y Latina - Revista LITERARIA INTERNACIONAL DE LA A... » | "AMOR EN GOZO" - (Nuevo texto en mi blog "Retahíla... » | "INSOLACIÓN EN EL ANDÉN" (Nuevo texto en mi blog "... » | LA VOZ MAS VERDADERAMENTE ROMÁNTICA » | "OJOS DE FUEGO" ("Nuevo texto en mi blog "Retahíla... » | "ACTUALIDAD DIDÁCTICA Y LITERARIA" -ENSAYO » | LA NOVELA CORTA EN LA ACTUALIDAD » | GAUDÍ, UNA NOVELA » | DÍA DEL LIBRO: LOS LIBROS EN MI VIDA Y 'LIBROS-REC... »

jueves, 21 de junio de 2007

LEWIS CARROLL O LOS IDEALES VICTORIANOS


LA LITERATURA DE LA "ERA VICTORIANA"

Pero no son tan sólo los detalles de la vida de Victoria que queda reflejado en la obra de Carroll, sino, ante te ambiente de una época (la segunda mitad del siglo XIX) que la reina dio su nombre. ¿En qué consiste esta “era victoriana” ? En el terreno literario, consiste en una reacción frente al movimiento romántico inglés del primer cuarto de siglo. Los nuevos escritores rechazan la fantasía romántica de Byron o Shelley y buscan un nuevo realismo. Incluso un libro tan aparentemente fantasioso como pudiera parecer Alicia, en el fondo no lo es. Alicia nos describe su mundo (el País Maravillas) con toda suerte de detalles y de la manera más lógica, coherente y realista.Y es muy significativa la mofa que hace Carroll del gran poeta romántico inglés William Wordsworth y su conocidísima obra Resolution and Independence.

La parodia que hace Carroll de este poema es una parodia del espíritu sensiblero y melodramático de los poetas románticos. Carroll se une así a toda una generación de escritores – el poeta Tennyson, los novelistas Thackeray y Dickens, el filósofo Carlyle -que encarnan los nuevos valores de la era.




¿Cuáles son los ideales de esta nueva era? El primero, quizás el más perceptible, es el ideal de progreso. Progreso científico (Darwin), progreso económico (Stuart Mill y librecambistas de Manchester), progreso social (a pesar de las lacras de miseria de la nueva sociedad industrial),progreso tecnológico (ferrocarril, industria textil del norte de Inglaterra). Nada tan palpable en la era victoriana como el progreso. Pero el propio Tennyson nos advierte que todo “progreso” tiene su “regreso” «¡Adelante, sí! Pero con cautela, / porque el cauce del tiempo no es recto, / sino que vuelve y se revuelve / en curvas y meandros traicioneros.»

La segunda característica que se advierte en la literatura de la época victoriana es un cierto espíritu didáctico (la filosofía de Carlyle) y moralista (la novelística de Dickens). Hay tener en cuenta que, junto a la revolución industrial, se e produciendo en Inglaterra una revolución social que hacía que millares de personas, hasta entonces analfabetas, accedieran a la cultura de la letra impresa. El escritor se sentía “educador” de estas masas proletarias y de clase media. Se explica así el auge del melodrama y las novelas por entregas para satisfacer exiguas necesidades culturales de estas clases sociales.

Otro de los ideales de la era victoriana era, sin duda el espíritu de descubrimiento y aventura. Los viajes de Livingstone y Stanley apasionaban al público inglés, que seguía sus aventuras por el corazón de Africa con entusiasmo. En ese contexto hay que entender los libros de Lewis Carroll. También Alicia emprende un apasionante viaje a un país ignoto, y Lewis Carroll se cuida muy mucho de informar lectores de todas y cada una de las características de la fauna y la flora de su desconocido, y recién descubierto, país.

También es propio de la era victoriana un cierto espíritu religioso, incluso místico, que trataba de hermanar los grandes descubrimientos científicos y técnicos con una nueva fe en Dios:

«Que crezcan, sí, nuestros conocimientos,/pero sin dismi- nuir la reverencia/ de nuestro,espíritu y se produzca así / la unión de Dios y la inteligencia» (Tennyson).

Quizás la característica esencial de la era victoriana sea su sentido práctico, su búsqueda de la realización personal y colectiva, su sentido de lo que los ingleses llaman el fulfilment o el accomplishment.

He dejado adrede para el final un ideal de la época victoriana que a menudo se olvida y -más a menudo aún- se ignora. Esta nueva sociedad inglesa tan aparentemente abocada al trabajo, a la moral y a las buenas costumbres, inventa el juego, en todos los sentidos y direcciones que este término abarca. Desde el backgammon y los juegos de casino, las charadas y juegos de salón, hasta los deportes de campo, como el rugby, el tenis, el cricket y el fútbol. Sin olvidar el croquet, que es una mezcla de juego de salón y de campo. Naturalmente, algunos de estos juegos eran ya conocidos antes de la era victoriana, pero es sin duda esta sociedad la que los practica y pone de moda, difundiéndolos por todo el orbe terráqueo. Sin temor a la exageración, podíamos hablar de la aparición de un «homo ludens», es decir, de un hombre que, fundamentalmente, se realiza jugando.

Si hago hincapié en este ideal victoriano es por lo que representa en la obra de Lewis Carroll. Porque si considerarnos a Thomas Carlyle como el “apóstol del trabajo”, Carroll es, sin duda, el apóstol del juego, del divertimiento y del descanso. La voz de Carroll es de las primeras que se alzan en Europa en contra del trabajo alienante. «Solamente cuando el trabajo es una experiencia creadora, es decir, sólo cuando el trabajo se convierte en juego, es admisible el trabajo», decía Carroll. Y la mejor prueba de sus teorías está en sus propias obras. Sus mejores obras no son los pesados tomos de matemática y de lógica, sino aquellos libros que escribía como juego. ¿Qué es Alicia sino un juego? Un juego de naipes en la primera parte y un juego de ajedrez en la segunda. Pero, por encima de todo, Alicia es un juego de palabras, una gigantesca (y a veces pesada) broma que Carroll le juega a la lengua inglesa. «Una lengua -nos dice Kathleen Blake- no es más que un juego social, con unas reglas arbitrarias que se establecen por convenio social.» Pues bien, lo que Carroll hizo fue alterar estas reglas, cambiar el sentido convencional de las palabras y darles un nuevo sentido, para que todo el mundo pudiera reírse de este «nuevo juego» que había inventado Carroll; para que los ingleses, en definitiva, se rieran de sí mismos.

COPYRIGHT

© Ed. Castellana: Ediciones Generales Anaya,S.A., Madrid,1984
Ramon Buckey

SI TE INTERESA ...

http://landow.stg.brown.edu/victorian/victov.html -Visita esta página si quieres saber absolutamente todo sobre la era victoriana y su relación con la literatura inglesa. Muy muy interesante, pero está en inglés.

http://landow.stg.brown.edu/victorian/carroll/carrollov.html -Visita esta página si quieres ver uno de los más completos análisis que existen sobre Lewis Carroll y Alicia en el país de las maravillas ,dentro o fuera de Internet. Incluye las relaciones de su obra con la literatura de su época . En inglés.


Etiquetas: , ,

SOBRE MI PERSONA

"El blog de una escritora"

Estafeta de Correos




Haga favoritos mis blogs

Últimas Lecturas que les brindo

Buscando en el baúl de los recuerdos

Voy haciendo caminos

Free Hit Counters

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

-ALICIA ROSELL, 2006-

Recomendaciones

Movimiento en apoyo del idioma español en Internet


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


LEE
Powered by Blogger
& Blogger Templates


Página optimizada para visualizar con FIREFOX


ecoestadistica.com



Contador de visitas

© PURIFICACIÓN ÁVILA